Problemas renales

Vom Deutsche Stil

Miniature Bull Terrier

Afijo nº 17298 / FCI: 246/2010

Insuficiencia renal y PKD (Riñón poliquístico)

 

 

Insuficiencia renal

 

Se trata de un síndrome clínico que aparece cuando los mecanismos compensadores de los riñones enfermos no son capaces de mantener sus funciones de conservación, excreción y endocrinas. Como consecuencia se va a producir una retención de diversas sustancias (solutos nitrogenados), se va a alterar el equilibrio de líquidos, electrolitos, ácido-básico y se verá mermada la producción de una hormona vital como es la eritropoyetina.

La elevación en sangre de los solutos nitrogenados dará lugar a un aumento de urea y creatinina en sangre, enzimas que son los marcadores de la función renal.

 

Hay estudios que avalan que determinadas razas, entre ellas el bull terrier miniatura tiene predisposición genética y por tanto son propensos a padecer este tipo de problemas y por tanto a transmitirlos a su descendencia si se emplean reproductores con esta dolencia.

 

Cuando una enfermedad renal progresa, las nefronas (células de los riñones) que sobreviven se adaptan mediante el aumento de sus funciones de filtración, reabsorción y secreción. La suma total de esta adaptación es lo que llamamos hipertrofia compensatoria. Cuando se alcanza un nivel crítico de pérdida de nefronas, la reserva compensatoria se agota y aparece la insuficiencia renal. Cuando sólo sean funcionales un 25% de las nefronas, habrá una concentración elevada de creatinina en sangre, indicativo del fallo renal. Los riñones intentarán de manera fisiológica compensar dicho aumento, lo que desembocará en una mayor pérdida de proteínas, y a una esclerosis glomerular progresiva.

 

La Insuficiencia Renal desemboca en otras alteraciones como son:

- Anorexia y pérdida de peso.

- Estomatitis urémica: aparición de úlceras orales.

- Gastritis: suele ir acompañada de vómitos.

- Poliuria (aumento de la micción y volumen de orina) y polidipsia (aumento de ingestión de agua por parte del animal)

- Hipertensión arterial.

- Degradación neuromuscular.

- Hemorragias a distintos niveles: estómago, encías...

 

En cuanto al TRATAMIENTO, el manejo clínico conservador consiste en la terapia de sostén y sintomática destinadas a corregir las deficiencias y excesos en los equilibrios hidroelectrolítico, acido-base, endocrino y nutricional, y así reducir las consecuencias clínicas y fisiopatológicas de la escasa función renal.

La terapia específica para la enfermedad renal consiste en el tratamiento que retrasa o detiene la evolución de las lesiones primarias influyendo en el origen de la enfermedad, aunque esto se complica cuando es de origen hereditario.

 

 

 

PKD (Riñon poliquístico)

 

La poliquistosis renal en perros no es muy común, pero se ha sabido que se produce en ciertas razas. Los beagles y bull terriers (bull terrier miniatura) son propensos por genética y necesitan ser revisados para esta enfermedad mortal en el momento en que los cachorros tienen unos pocos meses de edad.

 

La poliquistosis renal en perros o PKD es una enfermedad hereditaria y no tiene cura. Puesto que la enfermedad es irreversible, lo único que se puede hacer es mantenerlo bajo control y evitar que los quistes se propaguen.

 

Esta condición está presente en el momento del nacimiento del cachorro y poco a poco comienza a mostrar los síntomas a medida que los quistes empiezan a formarse. Estos quistes crecen en el tejido del riñón, El crecimiento de estos quistes depende mucho de la dieta, así como los rasgos hereditarios de la raza. A medida que los quistes crecen, comienzan a obstruir las funciones normales del tejido del riñón (glomérulos), con lo que producen la insuficiencia renal progresiva.

 

Los síntomas de la PKD en los perros

 

Estos quistes no se muestran cuando el perro es todavía un cachorro, pero empiezan a aparecer cuando el perro crece. Estas son algunas señales que usted debe captar en su bull terrier miniatura para evitar que la enfermedad agrave aún más y afecte el hígado.

 

  • Los perros con esta enfermedad renal, tienen mucha sed y necesitan mucha agua durante todo el día.
  • Debido a que orinan con frecuencia también.
  • Tienen dificultad para comer y digerir los alimentos. Compruebe si hay una drástica caída en el apetito de su perro.
  • El perro va a vomitar con frecuencia.
  • Como resultado de no comer mucho y vomitar, el perro comienza a perder peso.
  • Estos perros también pueden sufrir de hipertensión.
  • Compruebe si hay disnea,nerviosismo,mal humor ..
  • Compruebe si hay cambios en el comportamiento, tales como, estar cansado todo el tiempo y estar triste o enojado (lloriqueo), la mayoría de los días.
  • Puede haber signos de convulsiones abdominales leves, en el que los músculos tiemblan incontrolablemente.

 

El tratamiento para el PKD en perros :

 

Si su bull terrier miniatura tiene todos estos síntomas, usted debe obtener un diagnostico inmediatamente. Una ecografía o una biopsia determinará lo que está causando los síntomas. En caso de que al perro se le detecte PKD, debe conocer el alcance de la propagación de los quistes. Un cultivo bacteriano determinará si hay una infección secundaria activa en el perro o no. Dado que no hay cura para esta enfermedad, lo mejor sería ayudar a reducir el dolor a su perro. Esto se puede hacer a través de medicamentos que ayudan a reducir el líquido en el quiste y evitar que se extienda aún más. Algunas cantidades de analgésico serán necesarias si el perro está sufriendo. Existen medidas preventivas, algunas que se pueden tomar una vez que el perro ha sido diagnosticado con enfermedad renal poliquística. Usted debe revisar en su veterinario a su perro cada 6 meses para detectar una posible infección secundaria. La razón es que los quistes pueden conducir a la infección bacteriana y sepsis o pus en los tejidos de la zona afectada.

 

Se debe moderar la proteína y el fósforo en la dieta de su perro . Las proteínas agravan los quistes y promueven su crecimiento, ( la proteína debe ser de mucha calidad). El perro debe ser tratado con calcitriol o vitamina D ya que esto ayuda a impedir la extensión de los quistes. El veterinario también le recetará eritropoyetina, que es una glicoproteína secretada por el riñón. Esta sustancia promueve la producción de células rojas de la sangre que ayudará al riñón a recuperar un poco sus funciones. Otro método conocido como aspiración se usa a menudo en PKD entre los perros, donde el fluido en el quiste se elimina a través de inyecciones. Esto ayuda a aliviar el dolor en la mascota.

 

La PKD en perros puede ser frenado para que no se convierta en un peligro la vida de su perro, con el tratamiento adecuado y la detección temprana.

 

Revisar con tu veterinario a tu bull terrier miniatura regularmente ayudará a mantener a la mayoría de las complicaciones de salud controladas

 

Fuente: Dr. J. Enrique Zaldívar

 

 

Vom Deutsche Stil Bull Terrier Miniatura@2013 Jens Megías & Mónica Álvarez - Guadalajara (España) - email: info@miniaturebullterrier.es - Móvil: +34 653 685 663